martes, 27 de septiembre de 2016

Binéfar



7 comentarios:

  1. Un abrazo cordial desde Rivas; lo mágico de algunas fotografías es que crean la sensación de un paisaje cambiante, que rechaza la quietud para invitar a nuevos itinerarios; me sucede a menudo con tus fotos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, José Luis, es verdad que es un paisaje cambiante, y todas las fotos hablan de nosotros.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. El gato es una espcecie de "preseñal", ¿no?
    Sí.
    Creo.

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El gato, Alberto, es lo único vivo de la foto. Si está tan tranquilo es porque no va a pasar nadie por allí, y sirve también para llenar con su presencia el primer plano de la foto. Creo que es una foto con una estética muy justa. En cierta manera el gato equilibra emocionalmente el desorden de las señales, las pocas connotaciones cálidas que tiene un poste como el de la izquierda, y que los árboles del centro se superpongan. Como ves, nadie como uno para criticarse. Pero en conjunto la foto se salva, un cinco sobre diez.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Me gusta la presencia y la mirada del perro.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quieres decir el gato. Es lo único vivo de la foto, y los gatos son curiosos por naturaleza, no huye sino que mira.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Claro, un gato. Los gatos son curiosos e independientes (autónomos). Un abrazo

      Eliminar