viernes, 9 de diciembre de 2016



9 comentarios:

  1. Es necesaria la luz en muchos casos. Una foto en la que el color habla ymuestra los matices que falta en la anterior.

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, la foto en color es más afortunada que en blanco y negro.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Como ya sabes lo que te voy a decir no te lo digo. O sí.

    A la foto en blanco y negro (o, lo que es lo mismo, la misma que hay aquí pero modificada por un filtro) le digo: bueno, vale, está bien, otra foto más en blanco y negro, como las de los "fotógrafos de verdad".

    A la foto en color sólo puedo decirle: Oh, esos azules... y las hojas verdes de la planta, de un verde tan distinto al químico de la persiana de plástico. La fotografía es la misma, está encuadrada con tu mismo talento, pero ésta, en color, responde a la realidad sin dejar de trascenderla. En blanco y negro también trasciende pero no responde a la realidad del ojo humano.

    En fin, hemos hablado de esto muchas veces.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pero se puede reflexionar otra vez sobre ello. En este caso la foto en color es más afortunada que la anterior. Realmente la vi en color, y la fuerza de la costumbre hizo que la pusiera en blanco y negro. Pero es una foto en color, sin duda.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Dos versiones de una misma imagen. En este caso -aunque siempre alabo tu blanco y negro-, gana el color. Qué gama de colores, realzados por la luz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Pedro, es en color, en este caso.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Los colores acentúan la piel envejecida de la pared, esa sensación de que el tiempo erosiona también la solidez del muro. Excelente imagen. Abrazos desde Rivas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El paso del tiempo, José Luis, sin duda. En color me resulta más difícil verlo, pero es así.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Toda la imagen no es sino un pretexto que nos lleva hacia esa especie de puñetazo agrietado en medio de la foto, tan extraño, tan inquietante. Una vez que llegas aquí, la discusión entre color o b/n se vuelve secundaria, aunque no deja de ser interesante.

    ResponderEliminar