viernes, 30 de noviembre de 2018

Sin título



14 comentarios:

  1. Era la monja cicerone, la que nos enseñaba el convento, la parte que se enseñaba, vamos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Ángel. Y ahora: ¿qué quieres decir con ritmo?

    ResponderEliminar
  3. ¿Sin título? pues aquí va uno: "La meditación de la monja a la sombra de un alero en una soleada tarde de agosto"

    ¡Excelente imágen!

    Recién aterrizada en casa, Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, una mañana de noviembre, pero podría ser de agosto, sin duda.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Ese sol apetece, hasta diría que se siente porque en los claustros hace frío. Me gusta por eso y porque la monja es mayor y parece estar pensando...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estabas allí, y tu interpretación es la más realista y verosímil, sin duda. Un beso.

      Eliminar
  5. Podríamos decir que la monja ha encontrado sobre ese teclado improvisado su clave de sol. En realidad tan solo descansa y se calienta. Pero la foto incluye ambas maneras de expresar ese momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mejores fotos son las ambiguas. La monja se calentaba al sol, mientras los demás escuchábamos las explicaciones de un robot parlante, así de crudo.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. " Miña pobre" ( pobre mía) disfrutando del maravilloso sol de invierno. Qué paz!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué indujo a esta monja a entrar en el convento? Eso me gustaría saber.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. El estatismo de la monja y el sol, que se mueve. Así pasa el día, la vida.

    ResponderEliminar
  8. Nosotros quietos y la vida pasando. A veces, claro.

    Un abrazo, Pedro

    ResponderEliminar